Mujeres que trascendieron en la ingeniería

Compartir

Hoy 08 de marzo es el recordatorio anual de la lucha a la cual cada vez se suman más mujeres para buscar una equidad de género. La búsqueda y lucha de que la ley no beneficie a ninguno sólo por su sexo y que ambos puedan tener las mismas oportunidades en su vida y futuro.

También conmemoramos a todas las mujeres que han hecho historia en diferentes ámbitos y te contamos de cuatro de las muchas mujeres que han trascendido en la ingeniería.


 

1. Mary Anderson y su invento que no sabías tenías frente a tus ojos

Vas en tu auto manejando cuando empiezas a ver algunas gotas de agua impactar tu parabrisas. Comienza un diluvio y empiezas a tener dificultades para seguir conduciendo con tu cristal cada vez más mojado, ¿y ahora qué haces? Simple, enciendes tu limpiaparabrisas.

Mary Anderson nos aportó esta pieza clave patentada en 1903 para conducir de una manera más segura: el limpiaparabrisas. Su idea fue simple: una pieza de goma unida a un brazo con un resorte que limpiaría la lluvia, nieve o polvo de tu vista.

Ahora es muy lógico el pensar en este artefacto pero en ese entonces el concepto no fue aceptado por muchos en la industria automotriz. Cuando Mary intentó vender los derechos en 1905, una empresa le dijo: “No consideramos que tenga un valor comercial que justifique que emprendamos su venta“. La gente de la industria pensaba que distraerían a los conductores y la patente de Mary expiró antes de que el limpiaparabrisas se adoptara ampliamente con el auge de la industria automotriz.

Ahora es escencial en cuaquier medio de transportación y no solamente en el automóvil.

 


 

2. Emily Roebling, la mujer que salvó el puente de Brooklyn

Emily fue la primera mujer en romper con las barreras que había entre ser mujer y los campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM).

El esposo de Emily era el jefe de ingeniería del proyecto de construcción del puente de Brooklyn en Nueva York. En pleno proyecto Washington Roebling enfermó y quedó paralizado en cama así que Emily asumió la responsabilidad de ser la conexión con el equipo de ingeniería para que el proyecto siguiera adelante.

Se volvió tan competente en la gestión diaria de proyectos, la gestión de problemas técnicos, materiales, análisis de tensión, construcción y cálculos, que se convirtió en la líder permanente de la construcción del puente y pasó los siguientes 11 años ayudando en este proyecto.

Al finalizar en 1883, Emily fue la primera persona y por lo tanto mujer, en cruzar el puente.

 


 

3. Marie Curie más que un premio Nobel una enseñanza de vida

Marie Curie es conocida por ser la primera mujer científica en recibir un Premio Nobel y ser la primera catedrática de la Universidad de la Sorbona de París.

Al terminar sus estudios de educación básica, Curie no pudo ingresar en una institución de educación superior en Polonia por el hecho de ser mujer. Sin embargo, eso sólo la incitó más a buscar una forma de aprender e ingresó junto a su hermana Bronislawa en una universidad clandestina polaca que sí admitía mujeres.

Curie tuvo que trabajar mientras estudiaba en Polonia para poder ahorrar para trasladarse a París a culminar su carrera, sin embargo no fue hasta 1891 a sus 24 años cuando pudo hacerlo y así fue como en 1893 termina su licenciatura en Física por la Universidad de París, siendo número uno de su generación.

El interés de Marie Curie por la física no acabó ahí. Ella continuó formándose y su siguiente plan fue obtener su doctorado. En 1903 fue el año que lo consigue y además recibió el Premio Nobel de Física junto a su marido el científico Pierre Curie y a Becquerel por sus investigaciones sobre la radioactividad.

Tres años después en 1906 su esposo muere en un trágico accidente y durante los siguientes años, se dividió entre su trabajo como catedrática en la Universidad, con el cuidado de sus hijas y sus investigaciones sobre el radio. Con su perseverancia descubrió que la radioterapia podría ser un tratamiento contra el cáncer y gracias a esto fue por lo que Marie Curie ganó su segundo Premio Nobel pero ahora de Química en 1911.

Desgraciadamente, fallece a causa de la radiación a la que estuvo expuesta en sus experimentos en 1934, pero sus aportaciones a la ciencia siempre serán inmortales gracias a que no se detuvo cuando las reglas sociales casi lo logran.

 


 

4. Bertha Benz rompiendo paradigmas

Bertha ha pasado a la historia por llevar a cabo un viaje de ciento ochenta kilómetros, entre Mannheim y Pforzheim, en Alemania, a bordo del vehículo que había creado su marido y socio Karl Benz.

En ese entonces nadie quería comprar aquel artefacto innovador que el ingeniero alemán había creado, por lo que Karl empezó a cuestionarse si debía abandonar la comercialización de su invento. Sin embargo Bertha estaba dispuesta a demostrar que el Benz-Patent Motorwagen iba a ser el futuro del transporte, y en 1888 junto a sus dos hijos, emprendió un viaje conduciendo el prototipo.

Bertha encontró una solución para cada una de las dificultades que se presentaron en el viaje, inclusive teniendo que empujar el automóvil varios kilómetros cuando se quedó sin combustible.

Tras doce horas de viaje, llegaron por fin a su destino, donde la prensa no tardó en divulgar la historia al enterarse del revuelo que causaba aquella máquina cuando atravesaba las poblaciones en el camino. La publicidad que necesitaban los Benz estaba garantizada. 

 

 

¿Ya las conocías?

Cuéntanos de las mujeres que hicieron historia que tú conoces en los comentarios 😉

 

 

 

 

 

Comentarios