Justo a tiempo: “El sistema que revolucionó la manufactura”

El desarrollo de este concepto tiene sus bases en un sistema eficiente de producir pequeñas cantidades de automóviles, de diferentes modelos. Siendo este método completamente contrario al utilizado en USA en aquella época, donde se hacían grandes volúmenes de un solo modelo.

Para lograr este objetivo fue muy importante fabricarlos en los tiempos apropiados, durante las sucesivas etapas del proceso. El resultado de este sistema fue la reducción considerable de los inventarios y de los tiempos de ciclo de producción. Este es el origen de los fundamentos que establecieron las bases para la aplicación de las técnicas de justo a tiempo, las cuales fueron más allá de los métodos tradicionales de producción.

El justo a tiempo es una filosofía industrial que se concentra en eliminar los costos que se originan de todas las actividades internas y externas y que no añaden valor al producto o servicio de una organización.

Otro concepto importante del justo a tiempo se define como un sistema de manufactura donde todas las actividades se desarrollan de tal forma que los componentes y los materiales requeridos en los procesos de producción están en el lugar correspondiente en el momento exacto que se necesitan.

Los cuatro objetivos esenciales del Justo a Tiempo:

1. El primero es atacar los principales problemas que se originan por el mal control, manejo y distribución de mercancías; así como las barreras para la flexibilidad y cambio de un ambiente de calidad.

2. El segundo es eliminar los costos que se originan por el manejo, mantenimiento y todo lo que no agregue valor al producto o servicio que se originan dentro de las operaciones de la empresa.

3. Como tercer objetivo es buscar siempre la simplicidad de los procesos y productos.

4. Por último, se deben diseñar sistemas para identificar problemas, así como técnicas y procedimientos que nos lleven a implantar sistemas que están encaminadas al control total de la Calidad.

Las 6 fases de implementación del justo a tiempo:

1. Organización: Se debe formar un comité con representación de todas las áreas de la compañía.

2. Educación: El desarrollo del conocimiento, comprensión, confianza y fe a través de la organización se inicia en la fase de organización y se solidifica en la fase de educación. Aunque en un modo de operación JIT, la educación es continua, es más intensa y crucial al principio. Debe iniciarse en la alta gerencia y abarcar, virtualmente, a todos los integrantes de la organización. Nada funcionará en la planta a menos que los trabajadores estén convencidos de sus beneficios; y el JIT no llegará a la planta si el personal y los administradores de nivel medio no apoyan este método.

3. Evaluación y valoración: Debido a que cada organización posee un ambiente laboral diferente cada una debe formular una valoración de su ambiente y decidir sus objetivos estratégicos frente al JIT. La valoración del estado actual es un requisito previo para priorizar las acciones de mejoramiento.

4. Planeación: El plan inicial inicia con el compromiso de la alta gerencia para posteriormente seguir de cerca los programas educativos dirigidos a la fuerza de trabajo. Es posible que para grupos distintos sean adecuados programas distintos.

5. Ejecución: Después de haber realizado el plan de implementación inicia la ejecución, en esta etapa es muy importante tener bien en claro los objetivos a cumplir y realizarlos de tal forma que cada uno de los miembros de la organización estén convencidos del cumplimiento de cada una de las fases de la planeación.

6. Revisión: Durante esta fase se revisa el porcentaje de cumplimiento de los objetivos planteados en la fase de planeación y replantear aquellos objetivos no logrados con una nueva estrategia aprobada por la alta gerencia.

La aplicación del “Justo a Tiempo” requiere de mucha disciplina y se requiere un cambio de mentalidad que se puede lograr a través de la implantación de una cultura orientada a la calidad, que imprima el sello del mejoramiento continuo de la organización. El JIT es una filosofía que considera la reducción o eliminación de todo lo que implique desperdicio a lo largo de todas las áreas de un negocio.

Conclusión:

En SPC Consulting Group contamos con amplia experiencia en consultoría y entrenamientos para comprender y aplicar la filosofía del Justo a Tiempo en tu empresa, mediante nuestros Servicios de Consultoría ayudamos a nuestros clientes a alcanzar sus objetivos, comprendiendo sus necesidades, proporcionando soluciones prácticas y efectivas.

Si deseas saber más sobre este artículo, o requieres consultoría especializada para tu empresa comunícate hoy con nosotros, o te invitamos a nuestros próximos entrenamientos en las ciudades de Monterrey, Querétaro, Guadalajara, León y Ciudad de México. Para acceder a nuestro catálogo completo de cursos 2020 haz click aquí.

Comentarios