Estres-Laboral

Estrés Laboral

ESTRÉS LABORAL

Han pasado más de dos mil años en que el filósofo griego Pitágoras definía a la adaptación como el “don de la excelencia humana”. Nunca antes el hombre debió desarrollar este talento tan intensamente como en la actualidad y es probable que deba superarse aun en el curso de las próximas décadas.

El estrés relacionado con el trabajo, puede definirse como el conjunto de reacciones físicas, emocionales, cognitivas y de comportamiento a ciertos aspectos percibidos como adversos y que tienen que ver con el contenido, la organización, o el entorno de trabajo. Es un estado que se caracteriza por altos niveles de tensión, ansiedad, angustia o excitación. Con la frecuente sensación de no poder hacer frente a la situación.

FACTORES PSICOSOCIALES EN EL TRABAJO QUE CONTRIBUYEN AL ESTRÉS

El enfoque más común para abordar las relaciones entre el medio ambiente laboral y la salud de los trabajadores ha sido a través del concepto de estrés.

Tanto en los países en desarrollo como en los países industrializados, el medio ambiente de trabajo en conjunto con el estilo de vida provocan la acción de factores psicológicos y sociales negativos.

Estos factores consisten en interacciones entre el trabajador, su medio ambiente laboral, la satisfacción laboral y las condiciones de la organización por un lado y por otra parte las características personales del trabajador, sus necesidades, su cultura, sus experiencias y su percepción del mundo.

En la actualidad hay acelerados cambios tecnológicos en las formas de producción que afectan a los trabajadores en sus rutinas de trabajo, modifican su entorno laboral y aumentan la aparición de enfermedades crónicas por estrés.

Otros factores externos al lugar de trabajo pero que guardan estrecha relación con las preocupaciones del trabajador, se derivan de sus circunstancias familiares, su nutrición, sus facilidades de transporte, vivienda, salud y su seguridad en el empleo.

ESTRÉS Y RENDIMIENTO “LA U INVERTIDA”

La relación entre la presión y el rendimiento se explica en una de las ideas más antiguas y más importantes en el manejo del estrés, la relación “U invertida” entre la presión y el rendimiento. La relación de U invertida se centra en el rendimiento de las personas en una tarea.

El lado izquierdo de la gráfica es fácil de explicar por razones pragmáticas. Cuando hay muy poca presión sobre nosotros para llevar a cabo una tarea, hay poco incentivo para que nos concentremos o pongamos energía y atención en ella. Nuestro rendimiento será bajo.

En cambio cuando hay una tarea, más interesante, urgente, o tareas que compiten por la atención, estamos mas dispuestos a invertir en ellas nuestra energía.

barra

Como la presión sobre nosotros aumenta, entramos en la “zona de mejor rendimiento”. Aquí, somos capaces de centrarnos en la tarea y realizarla bien – hay suficiente presión sobre nosotros para centrar nuestra atención, pero no tanto que interrumpa nuestro desempeño.

Y en la parte derecha de la grafica, a medida que nos convertimos en incómodamente estresados, las distracciones, las dificultades y los pensamientos negativos se comienzan a desplazar a nuestras mentes. Estos pensamientos compiten con el desempeño de la tarea La Concentración sufre, y el enfoque se estrecha a medida que nuestro cerebro se sobrecarga.

Como se muestra en la figura, esto es como una pendiente resbaladiza: cuanto más nuestro cerebro está sobrecargado, más nuestro rendimiento puede verse afectado.

Notas sobre la U invertida: Si bien esta es una idea útil, en realidad, cada persona tiene diferente forma de responder a la presión en diferentes momentos y en diferentes circunstancias. Todo esto es parte del “rico tapiz de la vida”.

EFECTOS DEL ESTRÉS LABORAL

Los episodios de estrés que duran poco o son infrecuentes, representan poco riesgo. Pero cuando las situaciones estresantes continúan no resueltas, se queda el cuerpo en un estado constante de activación, lo que aumenta la tasa del desgaste a los sistemas biológicos. En última instancia, resulta la fatiga o el daño, y la habilidad del cuerpo de arreglarse y defenderse se puede comprometer seriamente. Como resultado, aumenta el riesgo de herida o de enfermedades cardiovasculares, musculo esqueléticas y psicológicas.

Desde hace 20 años, muchos estudios han considerado la relación entre el estrés de trabajo y una variedad de enfermedades. Alteraciones de humor y de sueño, estómago revuelto, dolor de cabeza y relaciones alteradas con familia y amigos son síntomas de problemas relacionados con el estrés que se ven comúnmente reflejados en estas investigaciones.

Si deseas saber más sobre esta herramienta comunícate hoy con nosotros, o te invitamos a nuestros próximos entrenamientos en las ciudades de Monterrey, Querétaro , Guadalajara y/o Puebla en México. Para acceder a nuestro catalogo completo de cursos has click aqui.

comments powered by Disqus