Auge automotriz en México beneficiará también a proveedores de USA

Auge automotriz en México beneficiará también a proveedores de USA

El grupo Hollingsworth Logistics dedicado al transporte y ensamble automotriz con sede en Michigan, tiene previsto que sus ventas en México para el año 2025 sean el 25% de su negocio.

Este objetivo es algo ambicioso, considerando que ninguna parte del ingreso de la compañía, estimado en $400 millones de dólares en el año 2014, provino de México.

Pero al igual que Hollingsworth, la base de suministro de USA en su categoría más baja está dirigiendo ahora sus objetivos al sur, 20 años después que el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica rompió las barreras comerciales más pronunciadas entre USA y México.

En lo que los expertos locales están llamando “la nueva fiebre de oro automotriz”, fabricantes como Nissan Motor Co. y Mazda Motor Corp. están fabricando un número récord de vehículos en México, la mayoría de ellos destinados a la exportación.

Desde el año 2012, los fabricantes de automóviles han invertido o prometido invertir aproximadamente $23 mil millones de dólares en nueva producción en México. En Abril de este año, Toyota Motor Corp. anunció que invertirá $1 mil millones de dólares en su primera planta de automóviles en México, con una capacidad de ensamble de alrededor de 200,000 autos compactos Corolla anuales, según informó Bloomberg News.

El resultado de este auge es la necesidad de una cadena de suministro más cohesiva que se extienda a los niveles más bajos del sistema escalonado del sector automotriz, incluyendo ensambladoras y distribuidores tales como Hollingsworth.

Greg Martínez Jr. director de ventas internacionales de Hollingsworth, mencionó, “México está en auge, y la tendencia que vemos son las oportunidades fenomenales para nosotros” y agregó, “Es fundamental para nuestra sostenibilidad. Si nosotros, y otros proveedores, no realizamos estas expansiones de negocio allí en México, el mercado será más pequeño”.

Una rápida expansión

Hollingsworth, controlado por Stephen Barr quién además es propietario minoritario, está haciendo una oferta en cuatro programas en México por los servicios de distribución y gestión de suministro de FCA US LLC, Ford Motor Co. y Bombardier Inc., dijo Martínez.

Mike Wall, Director de Análisis Automotriz para la consultoría IHS Automotive Inc dijo que la estructura de niveles en México está “muy poco desarrollada” pero que el volumen proyectado para la exportación en el país está forzando a las armadoras y proveedores a asegurar que la cadena de suministro sea más robusta.

“Los volúmenes están ahí, y a medida que más armadoras vayan a México, se requerirá crear una infraestructura que pueda apoyar más proveedores a futuro” mencionó Wall. “Nuevas plantas estarán creándose en los próximos años, y estas ya están citando este negocio”

“La realidad es que, si tu quieres ese negocio tienes que ir a México, porque las armadoras ya no están buscando que las piezas les sean enviadas”

Los fabricantes de automóviles en México produjeron 3.2 millones de vehículos en el año 2014, sobrepasando los 3.1 millones de Brasil, para así convertirse México en el séptimo mayor productor de vehículos. China y USA siguen siendo los mayores productores de automóviles en el mundo.

La producción en México se estima llegue a 4 millones en el año 2017, según IHS, cada vez más cercana a los planes del país para llegar a 5 millones de unidades en el año 2020. Esto movería a México por encima de la India y Corea del Sur en cantidad de producción.

Mano de obra

El bajo costo de la mano de obra y los tratados de libre comercio con más de 45 países hacen de México un lugar atractivo para los proveedores estadounidenses que buscan una expansión global.

En México, un trabajador medio no cualificado cuesta $8 dólares la hora incluyendo salarios y beneficios, de acuerdo con datos del Centro de Investigación Automotriz con sede en Ann Arbor. Comparativamente, trabajadores similares de primer nivel en General Motors cuestan $58 dólares por hora.

Aunque la mano de obra barata es un beneficio, Wall dijo que el costo de la mano de obra se incrementará.

“No creo que el traslado a México sea sólo una solución de mano de obra, no es el final” mencionó. “Así como los costos de mano de obra se incrementaron en China, lo referente al beneficio de los costos de mano se invertirá eventualmente con el tiempo”.

Alejandro Rodríguez, Country Manager de la consultoría Plante & Moran PLLC en Monterrey, México, dijo que las restricciones de la fuerza laboral se dará según se eleve la necesidad de tener ingenieros y trabajadores calificados.

“Actualmente hay más demanda que oferta para los trabajadores altamente calificados”, dijo Rodríguez. “Existe un gran malentendido sobre que la mano de obra es en general de bajo costo……Hay una enorme brecha entre la mano de obra calificada y no calificada”.

Por ejemplo, los proveedores y las armadoras están dispuestos a pagar más por un gerente de planta en México que en USA, añadió Rodríguez, esto debido a que poca gente está calificada para esas posiciones en México. Esto crea una demanda que incrementa el pago.

El próximo reto referente a la mano de obra en México será la retención del talento, un reto familiar para los proveedores estadounidenses, dijo Rodríguez.

“No puedes gestionar tus operaciones en México sólo con expatriados sino que necesitas construir una cultura allí”, mencionó Rodríguez. “No todo es cuestión de dinero para los mexicanos. Ellos quieren sentirse parte de algo más grande, al igual que sus homólogos estadounidenses”.

Mientras que es entendible que los problemas con la mano de obra estén obligados a surgir, son los acuerdos con más de 40 países lo que ha impulsado a la industria automotriz mundial a invertir en el país, según los expertos.

Los fuertes acuerdos que tiene México, permiten a los exportadores acceso libre de aranceles a mercados que manejan el 60% de la producción económica mundial, según informó este año el Wall Street Journal.

Las exportaciones automotrices de México para este año se prevé que aumente a un récord de 2.9 millones de vehículos, más del 87% de su producción estimada, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz. Un total de hasta 70% de esas exportaciones se estima sea para USA.

Para Hollingsworth, exportar no es una de sus opciones, pero el aumento de las exportaciones de México es un catalizador bienvenido para su propio crecimiento.

“Los clientes buscan proveedores que pueden ofrecer sus servicios en el ámbito internacional”, dijo Martínez. “Si no estamos ahí en México tan pronto como sea posible, no vamos a ser capaces de competir a largo plazo.”

comments powered by Disqus